Envíos GRATIS a la península por compras superiores a 50 euros. Para Canarias y Baleares, por favor, ¡contacta con nosotros!

CARLA DOMÍNGUEZ. La hija de la élite

“Si quieres algo puedes conseguirlo, pero hace falta que tú quieras”

“Si quieres algo puedes conseguirlo, pero hace falta que tú quieras”.

De su imponente palmarés tanto en triatlón como en atletismo, destaca su reciente oro europeo Sub20 en 5.000 metros (distancia de la que es plusmarquista de la categoría con el increíble tiempo de 16´ 09”) junto a su quinto puesto en el mundial de Nairobi. Enamorada del cross, hace nada que ha descubierto un nuevo amor correspondido, las millas, en las que “la hija de la élite” desafía a todas sus heroínas.

Nació a la vera del Vallparadís y estudia la carrera universitaria de Medicina. Joya, perla, diamante… nombres fáciles para una personalidad desconocida y seguro mucho más atractiva que cualquiera de esos brillantes.

(Entrevista realizada en colaboración con Sergio Carro Rodríguez, atleta del Club Atletismo Suanzes de San Blas).

A modo de introducción, Carla, ¿podrías contarnos qué y cómo entrenas?

Hace algún tiempo entrenaba las disciplinas que forman parte del triatlón, pero ahora compatibilizo el atletismo (carrera a pie) sobre todo con la bicicleta, porque ya no nado tanto como antes. Suelo correr los lunes, los miércoles y los viernes, mientras que los martes y los jueves salgo en bici para descargar en cierto modo el impacto sobre las articulaciones. En cuanto a los fines de semana, en función de si tengo competición o no, aprovecho para descansar o hacer alguna tirada larga en bici.

¿Cuándo supiste que podías dar un salto a la élite?

Realmente no considero que haya dado un salto a la élite, pero es verdad que este año decidí centrarme más en el atletismo al estar presentes los campeonatos europeo y mundial. Supuso para mí un punto de inflexión cuando competí en el Campeonato de España de 5.000 metros celebrado en Torrevieja pues, a la vista de mi resultado, pensé que estaba mejorando bastante.

¿Cómo y cuándo empezaste en el triatlón? ¿Y en el atletismo? ¿Cómo conociste a tus entrenadores, Josep Pro y Alberto Parreño?

Yo empecé en el triatlón porque cuando tenía doce o trece años fui a un campus de verano de cross y la entrenadora que lo dirigía, que había sido una nadadora olímpica, nos llevaba a la piscina; ahí me di cuenta de que me gustaba nadar. Participé en un acuatlón en Terrassa, mi ciudad, y, a partir de ese momento, me inicié en el triatlón. A Albert Parreño le conocí porque es el entrenador del club de triatlón en el que siempre he estado. A Josep Pro, porque entrenaba a Mariana, una chica del Sabadell que siempre me ganaba en las pruebas de cross, pero con la que empecé a llevarme súper bien y que al final me animó para ir a entrenar con ellos.

¿Qué tiene el cross que te gusta tanto?

Es lo que más he practicado. Cuando todavía mi prioridad era el triatlón, sólo podía hacer cross porque en temporada de cross yo andaba todavía con mi pretemporada de triatlón y tenía margen para entrenar el atletismo. En plena temporada de triatlón no podía correr en pista.

¿Cuántas horas le dedicas al día al entrenamiento? ¿Y al descanso?

La verdad es que no lo sé. Quizás al entrenamiento, entre los desplazamientos y todo, dos horas o así. En cuanto al descanso, soy de acostarme súper temprano y dormir mis ocho horas.

¿A quién le debes la elección de tus deportes?

Alberto, antes de ser mi entrenador como es ahora, era el entrenador del club del que formaba parte. No me entrenaba a mí particularmente, pero siempre me ha tenido un aprecio especial y familiar, y me ha enseñado todos los valores que me representan a día de hoy: humildad y respeto, entre otros. Por este motivo, creo que la respuesta es “a él”.

Todavía no has tocado el entrenamiento en gimnasio. El hecho de que tus piernas concentren tantísima potencia sin haber pisado el gimnasio, ¿piensas que puede ir en contra de la tendencia actual, por la que se da cada vez más importancia al trabajo de la fuerza?

Pienso que para trabajar la fuerza sí está bien ir al gimnasio, obviamente, y es probable que yo dentro de poco empiece a introducir este tipo de sesiones. Pero, al fina,l yo sólo entreno un día en pista y todo lo otro son circuitos tipo cross, hierba, giros y subidas, con los que también trabajas un montón la fuerza y la potencia.

¿Cómo consigues compatibilizar tu día a día con el entrenamiento? Ahora que he empezado a estudiar Medicina, mi horario es un poco caos y cada fin de semana organizo la semana siguiente. La verdad es que nunca sé si voy a entrenar por la mañana o por la tarde, así que voy al día.

¿Si algo se sale de la planificación, cómo consigues reubicarlo?

La verdad es que yo antes era demasiado cuadriculada y estricta, es decir, no se me podía salir nada fuera de los planes. Pero el hecho de que Albert sea bastante caos me ha ido transmitiendo esa calmay, al final, he aprendido a ser más flexible.

¿Cuál ha sido el título que más ilusión te ha hecho ganar? ¿Por qué?

De los Campeonatos de España, el de cross porque hasta que lo gané siempre había competido en cross y había pensado que era el más duro juntarnos allí chicas procedentes de todas las pruebas. Aún creo que es el más duro. A nivel internacional, la medalla en el Campeonato Europeo no me la esperaba y, obviamente, es uno de mis mejores logros, aunque también estoy súper contenta de mi quinta plaza en Campeonato Mundial.

¿Tienes alguna manía en competición? O, dependiendo de qué competición, ¿puedes ser más o menos supersticiosa?

No, no soy maniática. Me gusta llevar las uñas pintadas cuando compito pero no, no me considero maniática ni supersticiosa. Es más, cuando salgo en una carrera no suelo llevar una táctica preparada; voy viendo sobre la marcha y actúo en consecuencia.

Cuando te proclamaste Campeona de España de Cross en Getafe, ¿no pensaste en la distancia que te quedaba por delante?

La verdad es que el día de antes, cuando fuimos a ver el circuito (que era súper súper duro), yo pensé que allí no haría nada porque era muy exigente. Al día siguiente decidí no tirar en un principio y que otras competidoras marcaran el ritmo de la primera subida. Sin embargo, mientras ellas marcaban el ritmo, viendo que iba bien, decidí hacer un cambio de ritmo en la parte más alta cuando venía la bajada y, como me notaba bien de piernas, fue cuestión de aguantar y ya está -explica sin nada de altivez, con gracia-.

¿Qué aspectos valoras más a la hora de elegir una camiseta para tus carreras?

Que sea transpirable porque, si te soy sincera, a mí me gusta muy poco correr en camisetas; a la mínima que hace calor me gusta correr con top.

¿Qué te gusta hacer cuando no estás con ropa de deporte? ¿Alguna comida que ames y a la que tengas que renunciar por los entrenamientos o por alguna dieta que sigas?

Ahora no lo hago tanto, pero las crepes de mi madre me encantan y antes, cuando era pequeña, siempre que terminaba una competición, esa noche se cenaba crepes.

Suelo comer muy saludable. No tengo caprichos ni los echo de menos.

Si tuvieras que elegir un deportista del que aprender, ¿de quién sería?

Marta Pérez, porque la conocí en Nerja y me parece una persona increíble, pero como deportista también porque lo que hizo en Tokio, su evolución allí, me parece espectacular.

Te encanta correr las Millas pero, sobre todo, su ambiente, su trato acogedor, y en especial te reconforta el trato que te da la élite. ¿Ppodrías describirnos o especificarnos un poco más lo que supone para ti ese trato y lo que sientes?

Es gente que siempre he visto por la televisión, que tampoco me esperaba conocer, y cuando los conoces ves que te tratan como si te conocieran de toda la vida, estás con ellos cenando o comiendo como si nada.

¿Cuál es tu mayor ambición como deportista?

Es habitual que todos los deportistas quieran ir a los Juegos Olímpicos, pero yo me conformo con ir a un meeting con mucho nivel.

¿Alguna anécdota o detalle de la élite que te hiciera pensar “yo quiero parecerme a ella”?

Mira, por ejemplo, cuando participé en la Milla de Berango conocí a Carro, que aún no lo conocía, y recuerdo que una vez fuimos al cross de Elgoibar, hizo pódio y le regaló un ramo que le dieron a una amiga mía de la selección catalana. No me lo podía creer, ¡que Carro le había regalado un ramo a mi amiga! Y, hace poco, le conocí yo y tan normal.

¿Dónde encuentras la motivación para alcanzar todo lo que te propones?

La motivación la tengo ahí porque me gusta mucho lo que hago y disfruto de cada entrenamiento.

Cuando las cosas salen como esperas, ¿de quién te acuerdas? ¿Y cuando no?

Para mí es especialmente importante cuando no me salen las cosas, y los que están ahí siempre son los amigos, que se pueden contar con los dedos de una mano, mi familia y, por supuesto, mi entrenador.

¿Puedes darnos una definición de lo que significa ser sostenible? ¿Qué supone en tu vida diaria (hábitos…)?

Hace ya bastante tiempo que en mi casa empezamos a reciclar porque al final es algo que no cuesta nada y se contribuye de manera importante, aunque tú no te des cuenta, a cuidar de nuestro entorno.

¿Has probado o probarías nuevas prendas hechas a partir de fibras naturales y sostenibles, concretamente de bambú?

No he probado ninguna pero sí, me parece que es una buena idea y otra manera de aportar un poquito más al planeta, que nos permite estar aquí y nos cuida.

¿Tienes algún lema de vida?

Tampoco es que lo tenga de lema, pero me gusta pensar que si tú quieres algo al final puedes conseguirlo, pero tienes que querer tú porque las cosas tampoco te caen del cielo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
¿Necesitas ayuda?