Envíos GRATIS a la península por compras superiores a 50 euros. Para Canarias y Baleares, por favor, ¡contacta con nosotros!

EDULCORANTES ARTIFICIALES Y SALUD

Fuente: Pinterest

La epidemia de obesidad está aumentando de forma muy alarmante tanto en España como en el resto del mundo. Está demostrado que los azúcares, las harinas refinadas y los edulcorantes son los principales causantes de la acumulación de tejido adiposo que, hormonalmente es perjudicial, y que es responsable del desarrollo de enfermedades metabólicas importantes que pueden prevenirse con un estilo de vida saludable en el que se incluye el deporte y una correcta alimentación.

Por ello, en el post de hoy queremos hablaros de los grandes desconocidos: los edulcorantes artificiales que, a pesar de ser acalóricos, sus efectos en la salud pueden ser igualmente perjudiciales.

Cuando ingerimos edulcorantes artificiales existen respuestas en muchos de nuestros órganos que van más allá de ganar “unos cuantos kilos”:

1. En primer lugar, la disbiosis que se genera en la microbiota del intestino va a producir metabolitos de ácidos grasos de cadena corta que promueven y derivan en una resistencia a la insulina.

2. Por otro lado, en el páncreas, al activar el receptor de sabor dulce, se inicia una respuesta hiperinsulinémica a dicha estimulación por la glucosa. Esto va a aumentar las ganas de volver a comer al poco tiempo, favoreciendo respuestas ansiosas por alimentos altamente calóricos y llenos de azúcar.

3. En el cerebro, se da una respuesta cefálica que aumenta la ingesta calórica, provocando un aumento de peso.

Estos tres puntos van a ser clave en el desarrollo de una enfermedad metabólica, pero, por suerte, puede prevenirse con gran facilidad. Factores como el sueño y el descanso, activar la autofagia, realizar ejercicio físico, cuidar la alimentación (qué comemos, cuándo y cuánto comemos…) y evitar el estrés, van a ser determinantes en la salud a futuro. ¡Está en nuestras manos PREVENIRLO! 

¿Dónde se encuentran?

Principalmente se encuentran en ultraprocesados, como zumos, mermeladas, productos de bollería, galletas, refrescos, productos light y 0%, chicles con y sin azúcar, productos lácteos, embutidos, helados…

Lo mejor es evitar en gran medida los productos comestibles insanos y optar por alimentos naturales, de calidad que no alteren nuestro cuerpo y nos ayuden a tener todos los nutrientes que necesitamos para estar sanos y tener energía.

.

Y tú, ¿basas tu alimentación en alimentos de calidad? Síguenos en @4earth_official donde encontrarás más artículos y publicaciones para mejorar tu estilo de vida desde un punto de vista sostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
¿Necesitas ayuda?