Envíos GRATIS a la península por compras superiores a 50 euros. Para Canarias y Baleares, por favor, ¡contacta con nosotros!

ROPA DEPORTIVA FIBRA DE BAMBÚ

Fuente: Pinterest

Probablemente ya habrás oído hablar o leído sobre las increíbles propiedades que la fibra de bambú otorga a las prendas fabricadas a partir de este material, especialmente si se trata de la ropa deportiva. No obstante, con esta publicación pretendemos destacar algunas de las más relevantes que, probablemente, te animarán a probar la experiencia de practicar deporte con prendas fabricadas a partir de este magnífico material.

En primer lugar nos remontamos al origen del producto, el cultivo de bambú, para destacar la naturaleza sostenible de éste. Si lo comparamos con otras fibras naturales como el algodón, sólo es necesaria una tercera parte del agua empleada en los cultivos de algodón tradicional para producir la misma cantidad de algodón a partir de fibra de bambú. En este sentido, el concepto de sostenibilidad se refuerza si tenemos en cuenta la velocidad de crecimiento del bambú, bastante mayor que la de otras plantas empleadas para la fabricación de productos textiles.

Otra de las ventajas de las prendas fabricadas a partir de fibra de bambú es que son biodegradables y, generalmente, los cultivos de origen se encuentran libres de pesticidas, lo cual posiciona a este material como uno de los más eco-friendly en el sector textil.

Si nos centramos en el uso de ropa fabricada a partir de este material para la práctica deportiva, destaca la capacidad antibacteriana natural de sus fibras, siempre y cuando no se haya sometido a procesos químicos que afecten negativamente a esta propiedad, que impedirá la proliferación de los malos olores propios de la actividad física, al tiempo que su gran capacidad de absorción expulsará en gran medida el sudor. Estas dos cualidades se ven complementadas por la termorregulación que otorga esta fibra, lo que hará que no sintamos tanto calor durante el verano ni ese frío extremo propio del invierno.

De acuerdo con algunos estudios, el bambú genera en torno a un 35% más de oxígeno que otras especies vegetales, absorbiendo hasta cuatro veces más de dióxido de carbono (una hectárea de bambú absorbe 62 toneladas de CO2 al año, mientras que una hectárea de un bosque “joven” absorbe tan sólo 15 toneladas de CO2 en el mismo periodo).

Y ahora, ¿te queda alguna razón por la que no vayas a formar parte de esta nueva aventura? Ser miembro de la familia 4earth es convertirte en parte del cambio, ¡síguenos en @4earth_official y cuéntanos tu experiencia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
¿Necesitas ayuda?